Instituto Jalisciense de Salud Mental - SALME

Buen Fin a tu estrés.

Jue, 11/14/2019 - 11:43 -- francisco.villa

Te sugerimos antes de que llegue el “buen fin”, te preguntes: ¿conozco a alguien con problemas de compras compulsiva?.
 
Antes de realizar cualquier compra es conveniente reflexionar si realmente necesitamos el producto o servicio, pero también es útil considerar si tenemos la cultura e información financiera adecuada para las compras a crédito a mediano plazo y recordar si hemos tenido problemas en nuestra economía, en nuestra familia o con nosotros mismos luego de hacer de usar tu tarjeta de crédito, de ser afirmativo: quizá tengamos problemas de compras compulsivas.
 
Es importante diferenciar el gusto y hasta la afición cultural de asistir los fines de a centros comerciales, de los posibles problemas en salud mental entorno a las compras. En este tema nos referimos al impulso incontrolable de comprar, que resulta en el gasto de grandes cantidades de tiempo y dinero, que cada vez es más fácil hacer desde la aparición de tiendas virtuales las 24 hrs.
 
Podríamos estar ante un grave problema de Compras Compulsivas, cuando éstas son desadaptativas y persistentes y se preceden de deseos incontenibles de adquirir algo, acompañados de ansiedad o expectación aprensiva durante el proceso de compra; puede ocurrir la sensación de euforia y posteriormente la culpa y tristeza, porque es algo innecesario o por no contar con recursos para pagar; ocasiona graves consecuencias negativas al individuo y a su entorno (conflictividad familiar y de pareja, disminución del rendimiento a nivel laboral o escolar y problemas financieros).
 
Las compras compulsivas afectan la salud mental o pueden derivarse de alguna o varias enfermedades mentales, en psiquiatría clásica se le llamó: oniomanía, que deriva del griego antiguo onios (lo que está en venta) y manía (locura), desarrollado en el siglo XIX por Emil Kraepelin y Eugene Bleuler.  Fue utilizado para describir a quienes no se pueden controlar para adquirir algo.
 
En las Compras Compulsivas ocurren procesos neurobiológicos semejantes a los de las personas con trastornos en el control de impulsos, a quienes padecen juego patológico o ludopatía (incapacidad de abstenerse y detenerse en el juego), que sí está incluido en conductas adictivas.
 
Esta forma de comprar presenta una elevada comorbilidad con trastornos psiquiátricos, trastornos del estado de ánimo, trastornos del humor en específico hipomanía, trastornos de ansiedad, de la conducta alimentaria y e inclusive algún tipo de demencia; pero también con estado de ánimo depresivo y rasgos de personalidad como baja autoestima, lo que representa uno de los problemas actuales más graves, pues social y culturalmente se promueve tener bienes materiales y un estatus que nos haga idealizarnos como mejores personas, incluso más atractivos. En cuanto a edad, los jóvenes de entre 15 y 25 años son más susceptibles a presentar esta forma de consumo, debido, en parte, a la presión que tienen por la aceptación social y de pertenencia a un grupo.
 
Entre las características de las personas con problemas de compras compulsivas, destacan que son:
 

  • Repetitivos. Lo hacen una y otra vez.
  • Impulsivos. No es algo planeado, sino más visceral.
  • Repentinos. Ocurre sin previo aviso.
  • Irreflexivos. No consideran las consecuencias de sus actos.

 
La edad media de inicio se sitúa entre los 18-30 años de edad y el curso tiende a ser crónico. Es más frecuente en mujeres que en hombres. En cuanto a los objetos adquiridos, mientras los hombres tienden a comprar objetos instrumentales y de ocio relacionados con la independencia y la actividad, las mujeres suelen comprar más objetos asociados con la apariencia y el bienestar emocional. Las nuevas tecnologías han contribuido a exacerbar esta problemática, encontrándose cifras de compras compulsivas online en torno al 16 %. Las personas que compran compulsivamente pueden adquirir tantos productos que terminan en el almacenamiento compulsivo.
 
En 2016, el 5.8% de los estadounidenses se vio afectado de manera económica, familiar y personalmente por las compras compulsivas; gastaron más de $4.8 billones de dólares en compras minoristas.
 
Durante la Campaña Navidad en Armonía sugeriremos algunas formas de reconocer si alguien tiene problemas con las compras compulsivas, en caso afirmativo, ofrecemos una serie de recomendaciones para evitar que nuestro consumo se vuelva impulsivo y poco planeado, así como la relación entre la administración del dinero y el cuidado de las emociones con las personas más significativas. Si necesita ayuda busque tratamiento con su médico familiar o profesional de la salud mental. Si usted o sus seres queridos están sufriendo una crisis en su salud mental, por favor llame a la Línea de Atención en Crisis SALME AL 38 33 38 38 ó al 800 227 47 47.
 
En caso de considerarse un comprador autorregulado, recordaremos las sugerencias que hace la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO) en esta época del año.
 
 

Autor: francisco.villa - Instituto Jalisciense de Salud Mental - SALME
Fecha de actualización: 14/11/2019 - 17:43:59