Instituto Jalisciense de Salud Mental - SALME

Maneja el estrés como soldado del Imperio

Mié, 06/26/2019 - 15:02 -- francisco.villa

¿Qué es el estrés?

El estrés es una sensación que creamos al reaccionar a ciertos eventos. Es la manera en la que el cuerpo se enfrenta a un reto y se prepara para actuar ante una situación difícil con enfoque, fortaleza, vigor y agudeza mental.
Los síntomas del estrés afectar nuestra salud aún sin reconocerlo. En ocasiones el dolor de cabeza persistente, el insomnio frecuente o la disminución de la productividad en el trabajo son formas en que se manifiesta.
 

Efectos comunes del estrés

Los síntomas del estrés pueden afectar el cuerpo, los pensamientos, las emociones y el comportamiento. Saber identificar los síntomas comunes del estrés ya es un gran paso para poder manejarlos. Si no se controla, el estrés puede desencadenar muchos problemas de salud, como presión arterial alta, enfermedades cardíacas, obesidad y diabetes.
 

¿Cuáles son los estresores de los hombres en nuestra cultura?.

Principalmente los esterotipos de género que llevan a una confrontación entre los roles asignados y roles elegidos. La mayoría de los varones crece en una cultura de roles asignados históricamente a mujeres y hombres; los que no suelen cuestionarse, solo se introyectan como un DEBER-SER a través de mandatos culturales de ser: fuerte, trabajador, serio, emocionalmente distante, independiente, seguro, potente, descuidado, arriesgado y productivo.
 
La masculinidad entonces es producto de un conjunto de atributos, comportamientos y roles generalmente asociados con los varones niños y adultos. Es la construcción cultural de género que designa el rol de los varones en la sociedad. En muchas culturas, la exhibición de características no típicas del género puede ser un problema social.
 
La masculinidad también se puede perder cuando no se cumple con los mandatos culturales y eso genera alto entrés en el varón; suele responderse con la sensación de ser ridiculizado por no "ser un hombre“, por ejemplo al no saber de coches o de deportes de contacto.
 
Los investigadores han encontrado que los hombres responden a las amenazas a su “hombría” mediante la participación en las conductas y creencias estereotipadamente masculinas como riesgos, peleas, agresividad, poligamia, etc.).
 

El estrés y los riesgos de la Masculinidad

La evidencia apunta a los efectos negativos de la masculinidad hegemónica en el comportamiento relacionado con la salud de los hombres:

  • Menor visitas al médico (miedo, negación y vergüenza).
  • Mayor número de muertes violentas (homicidios y accidentes).
  • Mayor número de ataques al corazón.
  • Mayor tasa de suicidio.
  • Mayor probabilidad de  adicciones a sustancias.
  • Mayor número de reclusos.

 

Masculinidad en crisis.

Debido a las normas y presiones sociales asociados con la masculinidad se ha encontrado altos niveles de estrés en hombres por ejemplo:
·         Por no poder mostrar su sentir en público.
·         Mercado laboral cambiante y pérdida de estabilidad económica, productiva y/o profesional.
·         Tener que apoyar la masculinidad hegemónica en público.
·         Cuando se espera de ellos alta virilidad.
·         Cuando se espera valentía en toda situación.
 

Modelo cognitivo y estrés.

El Modelo Cognitivo se caracteriza por estudiar cómo el ser humano conoce, piensa y recuerda, centra su atención en el papel como elabora, crea e interpreta  la información el hombre como sujeto pensante.
 
El Modelo Cognitivo describe cómo las percepciones de las personas o los pensamientos espontáneos sobre las situaciones influyen en sus reacciones emocionales, conductuales y a menudo fisiológicas.
 
En gran medida los pensamientos distorsionados son lo que aumentan el estrés a grados de afección. Los acontecimientos que nos rodean plantean un desafío, pero emocionalmente son neutros, somos nosotros los que pensamos e interpretamos algo sobre ellos.
 
Una interpretación incorrecta nos provocará sufrimiento, ansiedad, rabia, depresión.
 
Estrategias para modificar pensamientos:

  • Aumentando pensamientos que producen un mejor estado de ánimo.
  • Aumente el número de pensamientos positivos.
  • Reconocer uno mismo las cosas que se hacen bien.
  • Tomarse un descanso y tiempo de las situaciones que le hacen sentir nervioso
  • Imaginarse en una situación más tranquila y relajada.
  • Disminuir pensamientos que provocan malestar.
  • Interrumpir el pensamiento, es posible decirse: “este pensamiento me está haciendo sentir muy mal y no quiero sentirme así, así que pensaré en otro”.
  • Dedique un tiempo al día (10-30 minutos) para pensar en aquellas cosas que preocupan, pero intente de dejar el resto del día, libre de preocupaciones.
  • Disminuya la tensión provocando risa sobre la percepción de sus problemas, una forma de lograrlo es exagerándolos.

 

Factores protectores contra el estrés.

El autocuidado es una actividad del individuo aprendida por éste y orientada hacia un objetivo. Es una conducta que aparece en situaciones concretas de la vida, y que el individuo dirige hacia sí mismo o hacia el entorno para regular los factores que afectan a su propio desarrollo y actividad en beneficio de su vida, salud y bienestar.
 

Actividades de autocuidado:

  •  Sueño y descanso.
  •  Alimentación.
  • Ejercicio físico.
  • Recreación.
  • Espiritualidad.
  • Diferentes sistemas orgánicos (ejemplo Control médico general).

 

Control de la respiración.

Un control adecuado de nuestra respiración es una de las estrategias más sencillas para hacer frente a las situaciones de estrés y manejar los aumentos en la activación fisiológica provocados por estas.
El objetivo de las técnicas de respiración es facilitar el control voluntario de la respiración y automatizarlo para que pueda ser mantenido en situaciones de estrés.

 

Comunicación asertiva.

La comunicación asertiva se basa en una actitud personal positiva a la hora de relacionarse con los demás y consiste en expresar opiniones y valoraciones evitando descalificaciones, reproches y enfrentamientos. Es la vía adecuada para interactuar con personas.
Se produce una comunicación asertiva cuando se expresa un mensaje en el que las palabras y los gestos transmiten claridad, y al mismo tiempo, una actitud de empatía hacia el interlocutor En otras palabras se trata de comunicar las propias ideas de manera sincera y creando un clima positivo y sin ánimo de conflicto
 

EN RESUMEN…

El estrés es la respuesta de nuestro organismo a las sobre exigencias del entorno, económicas, de nuestro propio cuerpo o de nuestra familia. El que lo afrontemos de forma adecuada o inadecuada, depende del tener habilidades para responder y lo hagamos con una evaluación proporcionada de las cosas.
La masculinidad se construye en interacciones cotidianas con los hombres y tiene sus propios factores estresantes; a los niños cuando se les reafirma que son hombres cuando pueden gritar, jugar, pegar y demostrar en general su fuerza.
A los jóvenes cuando se les hace creer que cuando pueden conquistar más mujeres, conducir más rápido, tener más relaciones sexuales o enfrentar más actos de riesgo. A los adultos cuando pueden tener más autos, más dinero, etc. Cuando los hombres “pueden” o “tienen” se sienten más hombres, pero cuando no, se sienten menos hombres.
 
 
Lic. Isaac Alejandro Pérez Lúa.
Psic. Clínico Especialista en Atención a la Violencia Familiar y de Género.
Adscrito al programa de prevención y atención de la violencia familiar y de género. Centro de Salud Tonalá.

Autor: francisco.villa - Instituto Jalisciense de Salud Mental - SALME
Fecha de actualización: 27/06/2019 - 19:17:41