Instituto Jalisciense de Salud Mental - SALME

#EscúchameTambién

Mar, 11/27/2018 - 12:28 -- francisco.villa

 

#EscúchameTambién

 
La violencia contra las mujeres y las niñas es una pandemia mundial, así como un agravio moral para todas ellas, un motivo de vergüenza para todas nuestras sociedades y un obstáculo importante para el desarrollo inclusivo, equitativo y sostenible. En esencia, es síntoma de una profunda falta de respeto, de que los hombres no reconocemos la igualdad y la dignidad inherentes a las mujeres. Se trata de una cuestión relacionada con los derechos humanos fundamentales.
 
La violencia contras las mujeres y las niñas puede adoptar muchas formas, desde agresiones domésticas hasta la trata de personas, desde la violencia sexual en los conflictos hasta el matrimonio infantil, la mutilación genital y el feminicidio. No solo perjudica a las víctimas, sino que también afecta a las familias y la sociedad. Asimismo, tiene una dimensión política importante, dado que está relacionada más en general con el poder y el control en nuestras sociedades. Vivimos en un mundo dominado por los hombres, y la vulnerabilidad de las mujeres a la violencia se debe a las múltiples formas en que las mantenemos en situación de desigualdad.
 
Este último año ha aumentado la atención que recibe una de las expresiones de este tipo de violencia. La mayoría de las mujeres sufren acoso sexual en algún momento de su vida. El aumento del número de casos hechos públicos, denunciados por mujeres de todas las regiones y condiciones sociales, está poniendo de manifiesto la magnitud del problema y el poder transformador que tienen los movimientos de mujeres para impulsar la adopción de medidas y la toma de conciencia necesarias para eliminar el acoso y la violencia en todo el mundo.
 
Este año, la campaña mundial de las Naciones Unidas ÚNETE, cuyo objetivo es poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas, destaca nuestro apoyo a supervivientes y activistas con el tema “Pinta el mundo de naranja: #EscúchameTambién”. El naranja es el color de la solidaridad en todas las actividades de esta campaña y la etiqueta #EscúchameTambién pretende enviar un mensaje claro: que se debe poner fin de inmediato a la violencia contra las mujeres y las niñas y que todas las personas tenemos que implicarnos para lograrlo.
 
De ese mensaje también se hace eco la Iniciativa Spotlight de la Unión Europea y las Naciones Unidas. Este programa, dotado de 500 millones de euros, empoderará a supervivientes y activistas para que se conviertan en agentes del cambio en su casa, su comunidad y su país. No obstante, si bien se trata de una inversión inicial considerable, sigue siendo minúscula, teniendo en cuenta la magnitud de las necesidades, por lo que debe considerarse una primera inversión en un movimiento mundial. Hasta que las mujeres y las niñas, que constituyen la mitad de la humanidad, vivan sin miedo, sin violencia y sin inseguridad diaria, no podremos afirmar realmente que vivimos en un mundo justo y equitativo. António Manuel de Oliveira Guterres. Secretario General de las Naciones Unidas
 
 
 
Los efectos a largo plazo sobre la salud mental de la violencia contra la mujer pueden incluir:
 
Trastorno por estrés postraumático (TEPT). Puede ser el resultado de experimentar lesiones traumáticas o tener una experiencia impactante o atemorizante, como un abuso sexual o físico.6 Te puedes sobresaltar fácilmente, sentirte tensa o en el borde, tener dificultades para dormir o tener brotes de ira. También puedes tener problemas para recordar cosas o tener pensamientos negativos sobre ti misma o los demás. Si crees que tienes TEPT, habla con un profesional de la salud mental.
 
Depresión. La depresión es una enfermedad grave, pero puedes recibir ayuda para sentirte mejor. Si te sientes deprimida, habla con un profesional de la salud mental.
 
Ansiedad. Puede tratarse de ansiedad general por cualquier cosa, o puede ser un ataque repentido de miedo intenso. La ansiedad puede empeorar con el tiempo e interferir con la vida diaria. Si estás experimentando ansiedad, puedes obtener ayuda de un profesional de la salud mental.
 
Otros efectos pueden incluir alejarse de otras personas, no disfrutar de las cosas que antes disfrutabas, no poder confiar en los demás y tener baja autoestima.
 
Muchas mujeres que han sufrido violencia afrontan este trauma con drogas, bebidas alcohólicas, tabaquismo o comen en exceso. La investigación muestra que aproximadamente el 90 de las mujeres con problemas de uso de sustancias a vivido violencia física o sexual.
 
El uso de sustancias puede hacerte sentir mejor en el momento, pero termina haciéndote sentir peor a largo plazo. Las drogas, el alcohol, el tabaco o la comida en exceso no te ayudarán a olvidar o superar la experiencia. Busca ayuda si estás pensando en usar o has estado usado alcohol o drogas para superar la situación.
 
Si has sido física o sexualmente abusada, tienes que saber que no es tu culpa. Recibir ayuda en caso de abuso puede evitar los efectos a largo plazo sobre la salud mental y otros problemas de salud.
 
Mayor información y atención: http://sistemadif.jalisco.gob.mx/cepavi/
Teléfonos (0133) 30 30 82 00 ext. 48558, 48560 y 48240

Autor: francisco.villa - Instituto Jalisciense de Salud Mental - SALME
Fecha de actualización: 27/11/2018 - 18:28:58