Instituto Jalisciense de Salud Mental - SALME

Entornos positivos a la salud mental

Mié, 08/01/2018 - 09:40 -- francisco.villa

MES DE LOS ENTORNOS POSITIVOS A LA SALUD MENTAL.

 
La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha impulsado programas basados en entornos saludables. El primero de ellos ES:  Estilos de vida y Promoción de la Salud. Con temas en Ciudades Saludables, Escuelas Promotoras de Salud, Hospitales Promotores de Salud y Prisiones Saludables, dejando la puerta abierta a nuevas iniciativas más originales y menos obvias como supermercados saludables, peluquerías promotores de salud o cualquier otra. 
 
Los seres humanos mantenemos rasgos fundamentales que nos diferencian de los demás, sin embargo, en cada etapa de vida tenemos modificaciones que se reflejan en los cambios de nuestras necesidades y por lo tanto de satisfactores. Cambios en nuestra apariencia, variaciones mínimas o dramáticas de nuestro estado de ánimo; transformación de nuestras creencias y modificaciones de nuestro estado de salud física y mental.
 
Una forma de entender estos cambios es a través de distinguir las diferentes etapas de la vida individual, de pareja y familiar. La Salud Mental propone una serie de recomendaciones en cada una de estas etapas.
 
Los entornos mentalmente saludables en la temprana edad, niños, niñas, adolescentes y jóvenes:
 
Generarle al bebé confianza con sus padres, en su casa y en su comunidad, a través del contacto corporal permanente y tonos de voz agradables. Es necesario que los padres cuiden su propio estado de ánimo, ya que las frustraciones estresan a los menores.
 
La tranquilidad y confianza del menor, generarán confianza en los demás y con el mundo que lo rodea.
Para mejorar la autoestima de los hijos hay que comenzar con la propia. Respetar las ideas, sentimientos y afectos de cada integrante de la familia es un buen inicio.
 
Quienes fueron criados con violencia, pueden educar sin ella a través del propiciar hábitos de auto cuidado, responsabilidad y de expresión responsable de afectos.
 
Para reconocer y atender a tiempo los probables problemas de salud mental en los menores, hay que poner atención en los cambios en el estado de ánimo, modificaciones en sus hábitos de juego, sueño, alimentación y formas en que se comportan con los demás. Los principales problemas de esta edad son: problemas de autoestima, déficit de atención e hiperactividad.
 
Se propone una disciplina constante, razonablemente flexible y siempre con la idea de que se les está formando para ser adultos felices y responsables. Es importante ayudar a los hijos a que tengan y cumplan con responsabilidades permanentes dentro del hogar y colaboren en grupo con su comunidad.
 
Para reconocer y atender oportunamente cualquier problema de salud mental hay que poner atención en los cambios en el estado de ánimo, en sus hábitos de limpieza, vestuario, sueño, alimentación y formas en que se comporta con los demás. Los principales problemas de esta edad son: problemas de ansiedad, depresión y/o conductas desafiantes, tráfico y/o consumo de sustancias adictivas, embarazo de menores de edad, intento o consumación del suicidio.
 
Los adolescentes y los jóvenes necesitan tolerancia y respeto a sus nuevas formas de vestirse, hablar y de establecer amistades. Requieren de habilidades para saber divertirse y ser responsables. Aún cuando dicen querer estar lejos de sus padres, los necesitan cerca para apoyarse en ellos al ser necesario.

Autor: francisco.villa - Instituto Jalisciense de Salud Mental - SALME
Fecha de actualización: 01/08/2018 - 14:40:09